La UTPL y su vinculación con el territorio

Santiago Armijos Valdivieso

Tuve la oportunidad de asistir como espectador a un interesante foro de análisis sobre la vinculación de la universidad con el territorio y la sociedad. Dicho evento se realizó como parte del Primer Congreso Internacional de Vinculación, organizado por la Universidad Técnica Particular de Loja.

Desde la orilla de la universidad expusieron académicos de España, Argentina y Ecuador; todos coincidieron en que la labor universitaria encontrará su propósito esencial a través de una vinculación estrecha con la sociedad.

Desde el lado del territorio, intervino Leonardo Burneo Muller, Gerente General del Banco de Loja, quien, con datos precisos; luego de identificarse con la necesidad de que las enseñanzas teóricas deben estar plenamente unidas a las prácticas; resaltó el enorme impacto que tiene la formación universitaria de los nuevos profesionales en el éxito o el fracaso de las grandes, pequeñas y medianas empresas privadas que tantas fuentes de trabajo generan en el país.

Al término de las exposiciones, Leonardo Izquierdo Montoya, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UTPL, resumió lo dicho por los participantes; y en un cálido ambiente de esperanza un numeroso grupo de jóvenes universitarios dieron los aplausos finales.

De lo que pude escuchar y entender me quedo con los siguientes anhelos cuya tarea nos corresponde cumplir como sociedad para alcanzar el verdadero engrandecimiento de la ciudad y de la Patria: 1. Las universidades no deben estar divorciadas de la realidad en la que viven los conglomerados sociales; 2. Para que la universidad pueda cumplir su rol, con mayor eficacia, los académicos deben bajar de las torres de marfil en que viven y penetrar en los escenarios de la realidad y la práctica para entender las necesidades, angustias y aspiraciones del territorio y del pueblo; 3. Los empresarios deben coadyuvar a la formación de los nuevos profesionales, mediante la apertura de sus empresas para la realización de las prácticas profesionales; y, 4. El Estado, y la sociedad en general, debe apoyar prioritariamente a las universidades, pero con la exigencia de la excelencia académica al servicio de las grandes necesidades sociales, individuales y colectivas.

Finalizado el evento, tuve la satisfacción de recorrer el campus universitario: visitar sus modernas, ordenadas y limpias instalaciones; asistir a su acogedora cafetería; disfrutar de su magnífica y bien nutrida biblioteca en la que se atrincheran miles de libros en la espera de los ojos de cientos de lectores; maravillarme con un evento artístico de danza y música folclórica en el que se derrochó energía y alegría; y, contagiarme del entusiasmo de sus funcionarios, profesores y alumnos que con vehemencia mostraron los logros de una institución que definitivamente es uno de los más grandes y aquilatados orgullos de Loja.

La visita a la UTPL me deja el dulce sabor de que nuestra tierra cuenta con una extraordinaria institución aliada para alcanzar el progreso, en cuyas aulas, claustros, corredores, plazas y edificios se siente la inteligencia, la solidaridad, la ciencia y el hambre del éxito.

Bien por la Universidad Técnica Particular de Loja y por toda una ciudad que la respalda y confía en ella.