El Pesebre monumental recorre el país

Gran acogida tiene el Pesebre monumental que por motivo de la temporada navideña se exhibe este año en la ciudad de Quito. Recibe alrededor de 3 mil visitas diarias. El objetivo de la propuesta que nació Loja, recorra el país.

En honor a su creador se lo denominó, Pesebre monumental, “Padre Jimmy Arias Piedra”, es el más grande de Latinoamérica. Tras el fallecimiento de su mentor, fue su hermano Alexis Arias y su familia quienes continuaron con esta bonita tradición.

 El pesebre tiene 270 m2., el armado de las piezas duró alrededor de 50 días, y para ello colaboraron 6 personas que de forma sigilosa fueron colocando cada uno de las partes.

Alexis Arias, en diálogo con Diario Crónica, indicó que se cumple con el sueño de su hermano, que el pesebre recorra las diferentes provincias del país. 

Primero se expuso en Amaluza (Espíndola), luego y por muchos años en Loja; en 2018, llegó a la Catedral de Cuenca.

Este 2022 y luego de dos años de pandemia, desde el 29 de octubre pasado hasta el 15 de enero de 2023, estará en la Catedral Metropolitana de Quito.

Visitas

No solo los nativos de la capital lo visitan, sino los turistas que llegan de diferentes partes del mundo y de las ciudades de Ambato, Santo Domingo, Carchi, Riobamba, entre otras.

En total, se estima que 3 mil visitas se realicen por día. Incluso grupos de jóvenes, adultos mayores, llegan para observar el pesebre monumental.

“Esto es una alegría y causa mucha motivación”. Además, dinamiza la economía en el sector, expresa Alexis Arias.

 Una vez culmine la exposición, se hará cuidadosamente el desarmado para luego trasladarlo a la ciudad de Loja.

Interés

Existe el interés de otras ciudades del país: Ambato, Cuenca, Guayaquil, entre otras, para que el pesebre se exponga en esas urbes.

La organización de la logista y la definición de la ciudad donde estará el próximo año, se realizará con anticipación, porque también implica   analizar el tema de traslado y otros gastos. (I).

 DATO  

Desde el pasado 29 de octubre hasta el 15 de enero de 2023, se expone en la Catedral Metropolitana de Quito.