Todos somos el mundo

 P. Milko René Torres Ordóñez

Hemos iniciado el tiempo de Cuaresma. Hablo en plural porque lo que enseña la Iglesia a partir del miércoles de ceniza incluye a toda clase de personas, creyentes o no. La imposición de la ceniza, unida a las palabras que acentúan su significado, influye sobremanera en el comportamiento de cada ser humano: “Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”.

Continúa leyendo «Todos somos el mundo»

Los que se van

P. Milko René Torres Ordóñez

Los que se van, publicado en 1930 es un libro de cuentos que pertenece a los escritores ecuatorianos Demetrio Aguilera Malta, Joaquín Gallegos Lara y Enrique Gil Gilbert, miembros del llamado Grupo de Guayaquil. Ambientada en el campo de la costa ecuatoriana, los cuentos narran la historia de varios personajes que representan al montubio y al cholo en su diario vivir en la pobreza y su relación con su entorno, su familia y el campo.  

Continúa leyendo «Los que se van»

Un signo ausente

P. Milko René Torres Ordóñez

San Juan contiene aspectos teológicos muy densos. Su perspectiva cristológica difiere, en el método, de la que presentan los textos de Mateo, Marcos y Lucas, llamados Sinópticos, aunque profundicen en torno a la misma persona, su vocación y misión: Jesús. Quizá, por este motivo, sea llamado el Evangelio Contemplativo. Para un acercamiento a su contenido es fundamental tener presente dos conceptos claves: Fe y Testimonio.

Continúa leyendo «Un signo ausente»

Estrella, Jesús, sabios

P. Milko René Torres Ordóñez

 “Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino” (Mt. 2, 10-12). El texto que he citado, casi literalmente, es fruto de la espiritualidad mesiánica de san Mateo, cristocéntrica y salvífica, propia de los llamados “Evangelios de la Infancia”.

Continúa leyendo «Estrella, Jesús, sabios»

Hablando de la navidad

P. Milko René Torres Ordóñez

La Navidad de cada año es única y diferente. La vivo con matices y signos que se convierten, con el paso del tiempo, en un archivo afectivo que permanece guardado en el lugar más sensible del corazón, en el espacio en el que el amor oblativo es el rey que cuida y gobierna el pasado, el presente y el futuro de la vida. Puede suceder, a veces, que las buenas intenciones se vistan del color de la locura. De suyo, vivir la vida con mucho desparpajo, es conveniente y necesario.

Continúa leyendo «Hablando de la navidad»

Cuestión de dignidad

P. Milko René Torres Ordóñez

En estos días he mantenido contacto con un selecto grupo de compañeros, todos estudiantes de un Master en Escritura Creativa en una antigua y clásica universidad europea. No cabe ninguna duda que nos apasiona escribir. Estamos contentos, a pesar de soportar la marea de la estresante dinámica de la metodología de estudio. Unas cuantas semanas para retomar aires nuevos y retornar en febrero del próximo año. Todavía no salgo del estupor en la experiencia del contacto con el dinosaurio de Monterroso. Esta tarde imaginé encontrarme en el peñón de las almas y este animal surcando las fauces del purgatorio. Como Leviatán-comentó un amigo-supongo que quisieras asomarte a este mundo literario de ideas, en los que la inspiración no cabe tanto, sino el esfuerzo y la voluntad de escribir. La sensibilidad a cuanto nos rodea nos hace diferentes, quizá vulnerables.

Continúa leyendo «Cuestión de dignidad»

¿De regreso a casa?

Esta es una pregunta recurrente, no solamente para mí, sino, estoy seguro, que para muchos de ustedes. ¿Cuándo tiene más fuerza esta expresión y hacia dónde nos lleva? La experiencia de la vida nutre nuestro cuerpo, alma y espíritu. Nos gusta viajar. Volver. Marcar, otra vez, el camino. Puede ser una buena terapia. Conveniente, o, no, recorrer el camino tiene dos alternativas (ida y regreso). Aunque mis maestros en la vida religiosa y en el Seminario Mayor, me inculcaron el valor de una regla de oro, enteramente ignaciana, de la indiferencia, la tendencia humana es pensar que volver es saludable. Otras personas piensan lo contrario. He vuelto, muchas veces, a mis antiguas parroquias.

Continúa leyendo «¿De regreso a casa?»