Otra empresa interesada en financiar la construcción del túnel en el Villonaco

César Correa

El Ing. Jorge Francisco Alvarado viajará a Quito en los próximos días, invitado por una empresa interesada en financiar y construir el túnel en el Villonaco. Él irá para exponer todos los aspectos técnicos disponibles hasta la actualidad en relación con este proyecto. Anteriormente una empresa china lo quiso hacer, pero la oportunidad no prospera porque se teme que el Chato Castillo podría llevarse la gloria de la realización de la obra.

El proyecto es atractivo para los inversionistas porque de acuerdo con las tarifas vigentes en los peajes del país y según los cálculos de la consultoría  cuyos resultados están en manos del ingeniero Alvarado, las ganancias serían de 300 millones de dólares en los 30 años de concesión, que saldrían del bolsillo de los usuarios.

Las ventajas de la construcción del túnel son económicas, técnicas, ambientales, porque ahorraría a los usuarios más de 200 millones de dólares en el gasto de combustibles, se reducirá la contaminación por el menor consumo de gasolina o diésel y por la menor remoción de materiales sin necesidad de talar bosques, por el menor tiempo que se empleará en hacer el recorrido, por la mayor seguridad para los transportistas y los pasajeros, puesto que se eliminarían los volcamientos y otros accidentes.

La otra alternativa, la de ampliar la actual vía a 4 carriles, implica varios graves inconvenientes, como la de tener que excavar, remover y desalojar unos 2’000.000 de metros cúbicos de tierra, roca y materiales vegetales; la tala de decenas de miles de árboles; el mantenimiento de la longitud de la vía por lo que se mantendrán los actuales niveles de consumo de combustibles y su respectiva contaminación; se mantendrá el riesgo de accidentes. Para desalojar los dos millones de metros cúbicos de materiales se tendrá que hacer enormes escombreras, que alterarán el medio. Y quedaríamos obligados a convivir y sufrir por décadas la inestabilidad de altísimos taludes.

La competencia para la construcción de la vía fue delegada al Municipio de Loja y se halla vigente, pero para utilizarla se necesita un alcalde de una gran capacidad política y administrativa. Es triste que estemos camino a perder tan positiva posibilidad.