Y así nació Loja

Preocuparnos de nuestra historia, es una tarea netamente de cultura general es por eso que, en estas líneas trataremos de sintetizar brevemente lo que fue la historia de la fundación de Loja desde una visión arquitectónica.

Se sabe que la ciudad de Loja tuvo dos fundaciones, ambas realizadas por el Capitán Alonso de Mercadillo al mismo que encomendaron la fundación de esta ciudad desde el año 1546.

Documentos escritos nos informan que: la primera fundación de Loja fue en el valle de Cangochamba o Garrochamba (actualmente valle de Catamayo) a principios de 1547, a la cual se le dio el nombre de “La Zarza”, el nombre de la ciudad natal de los hermanos Francisco y Gonzalo Pizarro pero, esta primera fundación resultó efímera por encontrarse en un lugar carente de buen clima. Más tarde en el año de 1548 los fundadores, se trasladan al valle de Cusibamba, que quiere decir “Llano alegre o que se ríe” donde se cambia el nombre de Zarza por el de Loja en honor a la ciudad natal del fundador Alonso de Mercadillo.

Ante esto en una narrativa histórica enviada por, Don Juan de Salinas al rey de España expresa: «Poblóse dicha ciudad al principio del año 1548 y como queda dicho en el valle de Cuxibamba donde ahora está, primero se había poblado en otro asiento y valle que es Cangochamba o Garrochamba (hoy valle de Catamayo), pero por ser tierra caliente y no tan fértil como el valle donde ahora está se mudó y reedificó”[1]

[1] Historia de Loja y su provincia, Pío Jaramillo Alvarado, 1982, pág. 67.

Es entonces que podemos señalar que los cimientos de la ciudad de Loja inician a partir del año 1548. Convirtiéndose en la ciudad capital de la gobernación del Yaguarzongo ya que desde aquí se partía a todas las ciudades fundadas en esa época.

Concepción de nuestro centro urbano

La ciudad de Loja empieza a forjarse en un valle apacible, de clima sano inmerso entre sierras, sus dos ríos, nacen en la cordillera y corren hacia el norte del poblado.

Primero se forma la plaza, luego se trazan las calles que corren de norte a sur en dirección del mismo valle, se delimitan doscientos solares con instrucciones de su fundador (basándose en las leyes de indias), una vez formado el cabildo, proceden en común acuerdo a repartir los terrenos entre los que se avecindaron, dándoles tierras para huertas y estancias.

El capitán Alonso de Mercadillo, dividió la manzana que queda al oriente de la plaza en dos, la mitad (norte) fue asignada para la iglesia Matriz, (en donde se levantó un BUHIO con cubierta de paja, hoy la Catedral de Loja), la otra mitad la reserva para él, y construye su casa cuya descripción según el Dr. Alfonso Anda Aguirre historiador de nuestra localidad nos comenta en una entrevista realizada en el año 2005 “la casa era de dos pisos, con sus soportales de madera y balcones estrechos, había un patio con corredores bien anchos”.

Loja a finales del siglo XVI, presentaba el aspecto de villas en construcción; No todos los solares se habían delimitado, pero en muchas partes se veían ya construcciones con cimientos de piedra, paredes de adobe, con cubiertas de paja, las casas llegaban a tener por lo general un solo piso carentes de ventanas.

Santo Domingo, San Francisco, el Convento de los Hermanos Menores San Agustín, el convento de las madres Conceptas y la Iglesia Matriz iban tomando cuerpo en cuanto al resto de construcciones.

Como en toda fundación española apareció en Loja desde el primer instante, un Cabildo, alma de la ciudad entidad reguladora de todas las actividades, se edifica una construcción de dos plantas donde: en planta baja tenía cárcel y tiendas, siendo por varios años gobernador de Loja el célebre Salinas Loyola.

Loja se distinguió desde sus orígenes por las costumbres señoriales, por su fe católica y por la ostentación y lujo de varias de sus casas.

Luego de que, se adapten en esta ciudad las primeras familias españolas, aparecieron poco a poco numerosos mestizos, hijos de uniones fortuitas, muchos de estos eran hijos de vecinos y conquistadores honrados por lo tanto merecían un trato más distinguido. En aquel tiempo también estaban al servicio de los grandes hacendados, esclavos de raza negra, de esta mezcla de razas aparecieron los mulatos.

En lo que se refiere al arte religioso se dice que las iglesias lojanas se desarrollaron a partir de los esquemas de las Iglesias Misionales, es decir que además constituyan el valor más alto de la arquitectura colonial tradicional.

El primer templo construido en nuestra ciudad fue La capilla del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo, que empezó a construirse en el año de la fundación, y que terminó de construirse en el año 1600, su valor radica en la importancia que tiene este templo por conservar aun parte de su construcción inicial. Lo que correspondió a la capilla mayor que hoy se conoce como la capilla del Rosario, que tiene una antigüedad de 422 años.

El segundo templo más antiguo, pero que ya no existe fue “La Capilla de la Tercera Orden” en la iglesia de San Francisco, construido desde la llegada de los Franciscanos a la ciudad, “1548” que era similar a lo que hoy conocemos como Capilla del Rosario.

En tercer lugar, podríamos ubicar a La Capilla de las Madres Concepcionistas, hoy desaparecida, cuya torre fue demolida por los años 1972 a 1979, de los restos de esta capilla queda, una parte de la bóveda de Cañón.

Podemos ubicar en cuarto lugar a La Iglesia de San Agustín, de la que actualmente no queda ni un solo vestigio, porque lo último que se conservaba, según relato de Lic. Julio Eguiguren un reconocido historiador de Loja (hoy desaparecido) era, un pulpito y 4 pilares.

Por último, tenemos a La iglesia de San Juan del Valle, construida en la cuarta parte del siglo XVII, actualmente es la única construcción que guarda características de la época colonial misional.

Historia e investigación: Arq. Alexandra Silva Cárdenas.

Aportes e Ilustración gráfica: Arq. Belén Oviedo González.

Foto 1. Reconstrucción gráfica Plaza Central, calle 10 de Agosto y Bernardo año 1908 (al fondo a la derecha torre de la iglesia de las hermanas Conceptas (hoy desaparecida

Foto 2. Reconstrucción gráfica Plaza Central, calle 10 de Agosto y Bernardo año 1938 (al fondo a la derecha torre de la iglesia de las hermanas Conceptas (hoy desaparecida)