El conocimiento desde la autoconciencia del lenguaje

El ser humano necesita saber, necesita conocer para poder orientarse en el mundo, en su mundo, y en el mundo de los demás con quienes se relaciona. Esta relación desde el conocimiento se facilita, como es sabido, desde el lenguaje, que es el medio más idóneo para conocer el mundo y apropiarse de él, bien desde la observación, desde la oralidad, desde la escucha, desde la lectura y/o desde la escritura que todo ciudadano debidamente alfabetizado puede ejercer para que la comunicación sea más fluida, más vivida y acorde a los efectos de la inteligencia lingüística y emocional que debidamente asumidas engendran un nuevo patrón de conducta: la inteligencia interpersonal y espiritual, tan descuidadas hoy en día, quizá por el consumo desmedido de bienes materiales que le producen un relajamiento displicente, como el de los bienes tecnológicos que si no les damos el debido uso, no le permiten al ciudadano llegar a pensar por sí mismo y desde la raíz de su entelequia y desde su corazón que, metafóricamente, es el que llega a sensibilizarnos para valorar la vida en toda su magnitud.

Continúa leyendo “El conocimiento desde la autoconciencia del lenguaje”

Vivir el milagro de la vida en la lectoescritura

Los críticos y los lectores más avezados de la literatura mundial han dicho que el genio más grande que en las letras ha tenido el siglo XX es el de una mujer estadounidense llamada Djuna Barnes, la cual, en efecto, ha sido proclamada y admirada por la escritura de una de sus grandes novelas intitulada El bosque de la noche. Al respeto, el escritor Graham Greene sostiene que es “una escritora dotada de una asombrosa capacidad de expresión… Una riqueza espontánea de imágenes y de alusiones, una oscura fecundidad de disertación, alarmante e irresistible como la mar embravecida” (1988).

Continúa leyendo “Vivir el milagro de la vida en la lectoescritura”

El libro es árbol y camino

La vida, el mundo, la naturaleza, lo humano en su amplia dimensión de ser inteligente, razonable y espiritualmente sano para pensar y actuar posee infinidad de maravillas que están ahí para disfrutarlas, para vivirlas desde la captación cognitiva que le es factible procesar fenomenológicamente para que pueda disfrutar de esas maravillas creadas por la naturaleza y por el ente humano.

Continúa leyendo “El libro es árbol y camino”

La dimensión espiritual del silencio en tiempos de pandemia

¡Cuánto silencio nos hace falta para aprender a vivir en una sociedad que se ahoga en medio del bullicio y de tanta alharaca verbal sin ninguna trascendencia que no sea la de tratar de vivir con la mejor comodidad, sin que haya un esfuerzo considerable de por medio para educarnos en la práctica de tantas cosas buenas que sí tiene la vida y un buen puñado de gente noble que trata de vivir aportando con todo su talante intelectual y espiritual para que la sociedad aprenda a vivir dentro del marco de infinidad de valores que ella misma ha construido a través de su largo historial humano!

Continúa leyendo “La dimensión espiritual del silencio en tiempos de pandemia”

La relación entre el libro y el lector

Son tantos los sentidos, valoraciones e interpretaciones que el lector puede hacer del texto leído, de conformidad con sus circunstancias contextuales o ecológicas, para adentrarse y abrirse camino especulando, repensando, asombrándose, gozando, reflexionando, dudando, e ideándose cantidad de inferencias que encuentra a partir de la lectura que el texto le pueda brindar desde la compenetración y el interés que a la hora de leer con toda su euforia, para que la inferencia, en efecto, vaya más allá de lo que literalmente dicen las palabras del texto.

Continúa leyendo “La relación entre el libro y el lector”

Leer con ganas

La frase del título de este artículo me llamó mucho la atención. La encontré en la columna periodística dominical de la revista Familia, de Diario el Comercio (2021, 02, 28), redactada por la escritora ecuatoriana Edna Iturralde. El fragmento que me interesa dice así: “Dicen que una niña pidió a su maestra que les ‘leyera con ganas’, y esto abrió los ojos (y el corazón) de la maestra y la hizo caer en cuenta que estaba leyendo por obligación, algo que su pequeña lectora notó de inmediato”.

Continúa leyendo “Leer con ganas”

La palabra hablada y la palabra escrita

Usted puede oír a una persona y no saber lo que dice: el rostro, sus ademanes, el sonido de las palabras están ahí pero el que escucha no logra procesar esa información por múltiples razones: porque no le interesa lo que dice, por falta de concentración, por falta de formación sobre esa plática, porque no le simpatiza la persona motivo del diálogo o simplemente porque lo que ella manifiesta es un mero hablar, sin sentido alguno; en fin, las palabras no siempre funcionan para un diálogo sostenido, ameno y altamente significativo.

Continúa leyendo “La palabra hablada y la palabra escrita”

La razón y la emoción al servicio de la lectura hermenéutica

Poner la razón y la emoción al servicio de la lectura hermenéutica sirve para procesar la información que recibimos de un texto determinado, contribuye a la mejor expresión de nuestra conducta humana desde una actitud mental robusta metacognitiva, lingüística y trascendente, en la que nuestro pensamiento debe aflorar airoso, ecuánime, reflexivo, con una visión lista y dispuesta para aportar positiva, democrática, cívica, política y axiológicamente en momentos tan difíciles económica, ética, educativa y de bio-seguridad que el planeta vive, sobre todo a partir de la pandemia del coronavirus 2019, y desde tres grandes elementos que con una fuerza arrasadora, sin precedentes, hoy enfrenta nuestra naturaleza humana: la globalización, la tecnología y el cambio climático.

Continúa leyendo “La razón y la emoción al servicio de la lectura hermenéutica”

El cultivo de la alteridad desde la lectoescritura

La práctica de la lectura y la escritura en la escolaridad es significativa cuando el docente la vincula con el mundo socio-educativo-cultural del alumno; pero, por lo regular, cuando se la somete a la realidad del texto inmediato, y de un currículo pedagogo-tiranizante que, lo que hace es asumir tareas descontextualizadas, lejanas a la realidad del niño y del joven, casi no representa ni significa nada para la realización plena, de disfrute y de valoración de las ideas que deben ser fenomenológica y conscientemente procesadas acerca de la palabra escrita, de manera que el cerebro pueda iniciar “un prolongado y complejo proceso de organización de sus conexiones para responder de la manera más rápida y eficiente posible a los retos a los que deberá enfrentarse el individuo a lo largo de su vida” (Reig Viader, 2019), con una adecuada alteridad de la conciencia que le permita entender la problematicidad del mundo para propiciar relaciones de dialogicidad, de comunicación y de compromiso con el yo del otro.

Continúa leyendo “El cultivo de la alteridad desde la lectoescritura”

La lectura como modelo de vida

La vida intelectual y espiritual se fortalece en la medida en que tengamos una influencia externa que nos sirva de modelo para que nuestra morada interior no se derrumbe en el primer impacto nocivo que quiera atropellar nuestra condición humana, la cual debe estar hecha para que la salud, la mente y el espíritu no se deterioren en la superficialidad de nuestras bajas pasiones; por eso, un modelo de vida que en primera instancia son nuestros padres, ciertos docentes, la selección de alguna amistad muy sentida y los cientos y cientos de ideas para aprender a pensar y a ver la vida desde una perspectiva más humana que los textos escritos desde todos los campos del saber le pueden brindar a un lector que se acerca a dialogar con ellos, serán siempre un referente para aprender a realizarnos en la vida.

Continúa leyendo “La lectura como modelo de vida”