La campaña anticipada

Efrén Sarango Palacios

La campaña anticipada

de los tantos candidatos

es un tema de hace rato,

de manera solapada.

Van de a uno o en gallada

por los verdes saucedales,

por las plazas principales

agitando su pañuelo

tan de frente, sin recelo,

convenciendo a los mortales.

La campaña es evidente

con afiches, con letreros

por las calles y senderos

ayudados por su gente.

La infracción es evidente,

todo el mundo está en campaña

con sus formas, con sus mañas

que lo impide el reglamento

mientras ellos muy contentos

celebrando dicha hazaña.

Que yo sepa está prohibido

la campaña anticipada

pero, ¡claro! la sapada

es la forma conocida.

Vienen, van en estampida

con sus brochas, escaleras,

por los riscos, carreteras

pinta y pinta alegremente

el retrato de su gente

de esta lid electorera.

Unos más, otritos menos

ya figuran en campaña,

inclusive hasta mi ñaña

y un paisano de los buenos.

Como ven mis Filomenos

la campaña va en subida

con platita bienabida

o quien sabe sospechosa,

me lo dijo mama Rosa

con carita de sabida.

Cuestan plata los carteles,

la pintura, los murales,

los zanqueros, los papeles

y regalos por costales.

En ciudades principales

y pueblitos polvorientos,

empujados por el viento

los señores candidatos

van y vienen y hace rato,

por diosito, no les miento.