GRACIAS

Gracias mi Redentor, Dios de los Cielos 

por darme cada vez tu santa mano,

gracias a Voz, Amigo y Gran Hermano,

he podido cumplir con mis anhelos.

Tú me amas de verdad  Padre bendito

con celo y sin pedirme a cambio nada,

pues desde que comienzo la jornada,

guias mis paso con tu amor, todito. 

Ya sadaré Señor tu inmensa ayuda

lo que te a deudo y no te quepa duda,

que rectificaré procedimientos.

Te prometo de ahora en adelante

 ser mas cauto, más fiel, ser más constante,

y cumplir más, tus santos mandamientos.

                                     Acf.