Tiempo de agradecer por la vida

Por: Ruy Fernando Hidalgo Montaño

Cuando está por culminar este 2022, considero que es tiempo propicio para elevar al cielo, una oración sincera de agradecimiento por estar vivos, por esta nueva oportunidad de seguir aprendiendo en esta escuela constante que es el camino andado, el que ya no se vuelve a transitar nunca. Por eso, es muy importante estar lo más atento posible a las lecciones que nos va dando ese camino.

Personalmente creo que nada de lo que nos sucede en este trayecto, ocurre por pura casualidad, sino que todo tiene una razón de ser, incluso las cosas que ahora pueden parecernos terribles, luego de un tiempo si nos fijamos bien, concluiremos que pasaron por una causa, así que si este año no fue el que ustedes esperaban, pero están vivos, hay motivos para ser gratos con la fuerza superior que nos mantiene aquí, porque seguramente tiene para nosotros planes que desconocemos, pero que aguardan que pongamos mucho de nuestra parte para concretarlos.

Ninguno de nosotros estuvimos exentos de tener bajones y dudas existenciales en este año, de unas ganas intensas de mandar todo al carajo, pero algo nos detuvo, lo que sea, y seguimos aquí, seguiremos cometiendo errores de los que nos arrepentiremos por largo tiempo. Eso pasó y seguirá pasando, porque es parte de nuestra imperfección humana, ahora de nosotros depende si sacamos buenas enseñanzas de esas fallas, si fue así, es otro muy buen motivo para agradecer. Cada fin de año por lo menos a mí, me asalta la interrogante ¿Estará completa mi familia el próximo fin de año? Entonces me apresuro a disfrutar de su presencia ahora que los tengo cerca, y trato de entregar todo lo mejor de mi frente a la posibilidad cierta de mi desaparición, o la de ellos, intento superar las diferencias que surgen y continuarán surgiendo mientras vivamos.

Mentalmente hagamos acopio de momentos gratos compartidos con la gente que se nos acercó en el 2022, y recordemos con respeto y cariño a las personas queridas que se fueron. Demos un abrazo fraterno, no nos permitamos ninguna postergación en las muestras de afecto y amor generemos esas muestras nosotros, sin esperar que los otros tomen la iniciativa, probablemente no lo harán nunca.

Esperemos el nuevo año con mucha esperanza, con los que estén a nuestro lado, que seguramente la suprema voluntad, sabe porque los puso a tu lado, y si por esas cosas que tiene la vida, te toca recibir el 2023 solo, da gracias también, piensa en los que ni siquiera despertaron ese día, piénsate afortunado, agradece y date un abrazo grande a ti mismo, en épocas como la actual, con desastres naturales, guerras, delincuencia al acecho, cuando parece que todo pende de un débil hilo; estar vivo es un motivo más que suficiente para agradecer.

Junto a mis mejores deseos porque la ventura, sea permanente compañera en todos los hogares de mi ciudad, mi país y de mi mundo, mi agradecimiento muy especial a los que semanalmente toman parte de su tiempo para leer mis humildes comentarios y claro a este medio impreso que me permite hacerlos para ustedes. Si Dios lo permite seguiremos el 2023. Mientras tanto, gracias por la vida.