El comportamiento y la naturaleza humana – conclusión

Augusto Costa Zabaleta

La Ley de la Negación de la Muerte: (Medita en nuestra mortalidad común); casi todas las personas evitan la muerte mientras vivimos, cuando ese hecho inevitable debería estar siempre en nuestra mente; aceptar la corta edad de la vida nos llena de propósito y apremia para cumplir nuestros objetivos; si nos preparamos para enfrentar y admitir esa realidad, manejaremos mejor los ineludibles reveses y crisis de la vida; esto nos dará un sentido de la proporción, de lo que importa de verdad en nuestra breve existencia; la mayoría de las gentes buscan formas de distinguirse de los demás y sentirse superior; por el contrario debemos ver la mortalidad en todos como nos iguala y nos enlaza con quienes nos rodean; un tremendo y profundo tema de conciencia de nuestra mortalidad intensificará nuestra experiencia de cada aspecto de la vida.

Lo enunciado consiste en una obra genial de Robert Greene  titulada “Las Leyes de la Naturaleza Humana”, que versa sobre el comportamiento, que es más fuerte que cualquier individuo, institución o tecnología, porque dirige nuestras obras y nos mueve como peones de ajedrez, ignorando sus leyes bajo tu propio riesgo; como animales sociales nuestras vidas dependen de las relaciones que forjamos; por ello no basta nuestro talento, conocimiento y formación; saber por qué la gente hace lo que hace, es la herramienta más importante que podemos dominar; estas enseñanzas de un erudito en sociología, de estudios clásicos, articulista y conferencista, además autor de varias obras de alcance mundial, son las garantías más fidedignas y elocuentes de Robert Greene, y en razón de los valiosísimos conceptos y principio expuestos, como un aporte integral de auténtico beneficio que ilustra a la sociedad humana e imprime normas fundamentales de convivencia y aun de actitud personal privada en la vida; con singular aprecio, me permito participar de sus valiosísimos conocimientos y argumentos, ideas y principios.

Los individuos y la sociedad inevitablemente requieren de normas, leyes, principios y procedimientos que orienten y regulen las actitudes, el comportamiento, para ir perfeccionando las sociedades, las dependencias laborales, la integración familiar y cualquier otro conglomerado humano.