La ecología social

Paúl Maldonado

E. Haeckel definió en 1869 a la ecología como el estudio de las relaciones entre un ser vivo y su entorno, tanto orgánico como inorgánico. Desde aquel inicio hasta nuestros días, la ecología se desarrolló sobre todo a partir de estudios de especies animales y vegetales. Desde mediados del siglo XX, año a año, han aumentado las preocupaciones por los problemas ambientales.

El redescubrimiento del ambiente, debido a los problemas de contaminación, extinciones de especies silvestres, etc., han dejado claramente al desnudo las estrechas relaciones del hombre con la naturaleza. Por un lado, las actividades personales, como la agropecuaria, la industrialización o la urbanización, afectan a los ambientes naturales, reduciéndolos en su extensión y haciendo desaparecer especies silvestres de plantas y animales. Por otro lado, los ambientes naturales son el soporte de donde se extraen recursos indispensables para el hombre, algunos de los cuales corren hoy el riesgo de agotarse. Es así que de una manera u otra los problemas ambientales están afectando negativamente la calidad de vida de las poblaciones de los seres vivos.La Ecología Social es el estudio de los sistemas personales en interacción con sus sistemas ambientales. En esta definición, tanto los dos sistemas, como su interacción, tienen la misma importancia. Por sistemas personales nos referimos al hombre o a un conjunto de personas, desde el grupo hasta la nación o conjunto de naciones. La perspectiva de la ecología social parte de la persona, y en particular atendiendo a sus peculiaridades colectivas. La delimitación del ambiente se hace desde los sistemas personales. El sistema ambiental es concebido como todo aquello que interacciona con los sistemas personales. En el sistema ambiental habitualmente se distinguen tres sub-sistemas: la persona, lo construido y lo natural. La persona se refiere a todos los hombres que habitamos en el planeta. Lo construido engloba casas, calles, ciudades o áreas cultivadas, que son paisajes modificados o realizados por el hombre. Lo natural que incluye a los bosques, ríos, montañas, praderas, la fauna y flora que albergan. Las ciencias modernas son perspectivas científicas que se han restringido a estudiar las interacciones del hombre con uno de estos subsistemas ambientales. A partir de estos conceptos es posible presentar una serie de postulados para delimitar a la ecología social. El hombre interacciona intensa y continuamente con el ambiente. Ni uno ni otro se puede estudiar aisladamente, mutuamente se determinan aspectos de su estructura y funcionamiento.  La interacción entre los sistemas personales y ambientales es dinámica y se desarrolla en el tiempo y en el espacio.  La delimitación del ambiente es casual a como se define los sistemas personales.  El ambiente es complejo y heterogéneo en el tiempo y en el espacio. Estos axiomas sin duda apuntan a dejar en claro que el hombre y el ambiente interaccionan estrechamente entre sí. Los elementos claves que hacen a la ecología social no están solamente en decir que el hombre interacciona con el ambiente, sino en cómo se conciben y delimitan esos dos términos. Se apunta a un hombre inserto en el ambiente, interaccionando estrechamente con todo lo que le rodea; tanto el sistema persona como el ambiental, y la relación que se da entre ellos, tienen una historia, una historia de los hombres, otra del ambiente, y una de las interacciones entre ellos. Esta historia no puede ser estudiada separadamente y constituye un proceso unitario. Se deja en claro que la delimitación y reconocimiento del ambiente se hace desde una persona o un grupo de personas. Por ello, la delimitación de ese ambiente depende siempre de cómo se definió previamente los sistemas personales. No es el mismo ambiente de un campesino que el de los habitantes de una ciudad.