El Pawkar Raymi significado y celebración

Campos Ortega Romero

La identidad cultural consiste en la apropiación de nuestra cultura, tanto individual como colectivamente. En el territorio ecuatoriano existen diferentes culturas y etnias que se distribuyen en las cuatro regiones del país, cada pueblo se diferencia por: las costumbres, tradiciones, lenguajes, vestimentas, música, arte y gastronomía. La diversidad cultural es también conocida como la herencia ancestral, que se transmite de generación en generación.  Así el calendario andino está compuesto por cuatro grandes celebraciones. Cada una tiene que ver con un hecho astronómico específico (solsticios y equinoccios) relacionados además con los ciclos de la naturaleza (…) el Inti Raymi es el tiempo de la cosecha de los frutos maduros y una época para “saber dejarse criar”; es decir, disfrutar de lo que se ha sembrado y agradecer por esa buena fortuna. A esta fiesta le sigue el Koya Raymi, una celebración dedicada a la mujer y a la luna. Es el espacio para “saber sembrar”, para preparar a la tierra para el recibimiento de los frutos. 

A continuación se ubica el Kapak Raymi, que coincide con el solsticio de invierno y en el calendario gregoriano se ubica unos días antes o después del 21 de diciembre; es considerado como una fiesta en donde se celebra el nacimiento pues las plantas empiezan a dejar ver sus primeras hojas. Una vez que las plantas han germinado y sus primeros frutos empiezan a salir, se inicia un ciclo llamado Pawkar Raymi, también conocido como la fiesta de las frutas. Su festejo coincide con el Carnaval, una costumbre que viajó junto con los colonizadores y que encontró en los Andes su escenario de hibridación. Recordando que la  fiesta se celebra en las comunidades de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo, Bolívar, Cañar, Azuay, Loja, recordamos que en el cantón Saraguro, desde el año 2000 se vuelve a celebrar la ancestral fiesta del florecimiento (en quechua Pawkar Raymi), una fiesta religiosa prehispánica en honor a Pachacámac que se perdió con la llegada de los colonizadores y la imposición de la nueva religión.

En las diferentes comunidades indígenas de la serranía ecuatoriana celebra la  fiesta del Pawkar Raymi, durante 10 días de fiesta, donde se incluyen encuentros de culturas, cruzando la brecha generacional, encontrándose en un terreno todos los asistentes al festival, para elegir a la Pawkar Ñusta, soberana de la fiesta, para recorrer por las calles de los pueblos mientras los espectadores lanzan flores y perfumes. Por otra parte, se pueden apreciar a los participantes vestidos con coloridas ropas tradicionales, tanto hombres como mujeres, algunos portan grandes canastas tejidas llenas de productos frescos en la cabeza y otros llevan grandes jarras de chicha, bebida tradicional que se prepara a base de maíz. El desfile culmina con una presentación simbólica de la comida de la esposa del “prioste” del festival, a lo cual le sigue una gran fiesta comunitaria para los participantes  del festejo, donde no falta el agua para mojarse, el agüita uno de los elementos más importantes para los pueblos indígenas y para el mundo, culminado la fiesta el día martes, para dar paso al miércoles de Ceniza. 

Ojalá con las manos juntas pedimos que el agua de carnaval nos bañe y limpie los pensamientos, el cuerpo y la maza colorada que se llama corazón, para dejar de una vez por todas, la indolencia, prepotencia, desidia para caminar por el razonamiento y entendimiento de un mundo mejor de las lojanas y lojanos. Así sea.

 .