La cultura también es parte de la economía nacional

Ángel Orellana Flores

La cultura en el Ecuador, aporta el 1.49% al PIB, según el Sistema Integral de Información Cultural, a través de su cuenta satélite. Para esta medición, la Secretaría de planificación, aplica el manual metodológico del Convenio Andrés Bello (CAB), con el cual mide el aporte macroeconómico de varios sectores de la producción y servicios culturales. Entre ellos: creación literaria, teatral; artes escénicas y espectáculos artísticos; artes plásticas y visuales; libros y publicaciones; audiovisuales, diseño, música y formación cultural.

En este sentido, la cultura genera empleos, plazas de trabajo y valor agregado a la identidad territorial, así como realiza un aporte al universo simbólico; el mismo que puede inhibir o motivar a un individuo para crear y transformar su realidad. Según Jon Hawkes, la cultura debe ser considerada «el cuarto pilar del desarrollo sostenible». Con todo esto, ¿Hay políticas públicas culturales para potenciar al sector?

En el país, no se cuenta con políticas públicas ciertas, que lo potencien, ni es causa de mayor interés. Por ejemplo, estamos frente a un proceso electoral, donde los aspirantes a los gobiernos seccionales, ya están haciendo públicos sus propósitos de gobierno. Pero, pasan por alto el papel de la cultura en sus planes de campaña. Casi es una generalidad en el Ecuador.

Así, muchos candidatos no logran apreciar cuán importantes son la cultura y las artes para el progreso social, especialmente en su aporte al sector económico y al mejoramiento de la calidad de vida, tanto de los artistas como de la población en general. Si los postulantes lograran introducir propuestas para el desarrollo cultural en territorio; de pronto, esto puede estimular el apoyo de los votantes que tal vez no hayan prestado atención a la contienda antes.

Finalmente, impulsar la cultura y las artes, también puede ayudar a promover los negocios locales, traduciéndose en un apoyo significativo para la economía local y nacional. A decir de la Unesco, por cada dólar invertido en este sector, se recupera entre nueve y trece dólares. ¡Aquí, una magnífica oportunidad para ampliar la matriz productiva!